sábado, 9 de octubre de 2010

Koncurat: historia de un militante de las FAR


Su suegro fue el poeta Francisco "Paco" Urondo, también víctima de la dictadura militar. Comenzó su militancia en Córdoba en las FAR y luego siguió en la Capital Federal en Montoneros. Tuvo dos hijos y su esposa desapareció junto a él durante una emboscada de un grupo de tareas. La historia de Mario Lorenzo Koncurat.

Norberto G. Asquini y Juan Carlos Pumilla

Los Koncurat son una familia tradicional de General Pico. Uno de sus hijos fue Mario Lorenzo, militante del peronismo revolucionario junto a su esposa Claudia Urondo, y ambos desaparecidos el 3 de diciembre de 1976 en la Capital Federal cuando fueron sorprendidos por un grupo de tareas.

Mario Lorenzo fue el segundo de cinco hermanos. Su padre fue un médico croata que había escapado de Europa cuando el gobierno de su país lo quiso enviar al frente ruso a pelear junto a los alemanes. Pasó por un campo de refugiados en Nápoles y luego se embarcó a la Argentina. Establecido en Capital Federal, su esposa -junto al primero de sus hijos, Ivo-, arribó al país al año siguiente.

Koncurat revalidó el título en la Universidad de La Plata y se instaló en 1948 en la localidad de Rolón, en La Pampa, junto al límite con la provincia de Buenos Aires. Ese año, el 19 de febrero, nació Mario Lorenzo en la Capital Federal. Poco después la familia se radicó definitivamente en General Pico.

Mario Lorenzo Koncurat pasó durante su adolescencia por varios colegios secundarios en los que dejó su marca de rebelde. Apodado "El Jote" o "El Monstruo", a raíz de una historieta muy popular por esos años, marchó a estudiar en 1968 Abogacía a Córdoba.

Allí estaban sus hermanos Ivo y Mirta, a quien entrevistamos para realizar su biografía.

En la militancia.

En la capital cordobesa Koncurat comenzó a participar en política enrolado en la izquierda. Su primera experiencia orgánica fue en la agrupación estudiantil "Santiago Pampillón" y con sus compañeros participó en el levantamiento popular recordado como el "Cordobazo" contra el gobierno del general Juan Carlos Onganía en mayo del '69.

Poco después se trasladó a Capital Federal y empezó a militar en las Fuerzas Armadas Peronistas (FAR), aparecidas en 1970 luego del copamiento de la localidad de Garín.

Era una organización armada cuyos integrantes provenían del guevarismo y de sectores disidentes de la izquierda tradicional que hicieron su elaboración teórica en torno a la relación entre revolución y masas populares para volcarse al movimiento peronista. Una agrupación con una concepción claramente marxista pero identificada con el peronismo y conceptualmente más rica en su elaboración teórica que, por ejemplo, Montoneros.

Los Urondo.

En el año 1971 Mario conoció a Claudia Urondo, hija del poeta Francisco "Paco" Urondo, que recién había terminado el secundario. Para entonces Koncurat era alto cuadro dentro de las FAR y ya había pasado a la clandestinidad en su lucha contra la dictadura de la Revolución Argentina.

El 14 de febrero de 1973, cuando faltaban semanas para la vuelta de la democracia, Koncurat junto con Claudia -que estaba embarazada de su primer hijo Sebastián-, "Paco" y su esposa Lili Massaferro fueron detenidos durante un operativo armado en una quinta de Tortuguitas. También cayeron en esas horas varios militantes de FAR, como Julio Roqué, miembro de la conducción nacional. Durante ocho días permanecieron incomunicados y Koncurat y Roqué fueron torturados.

Detenido a disposición de la justicia por sus actividades en la organización armada, Mario Lorenzo pasó poco tiempo en la cárcel. Con el triunfo electoral del Frejuli, el 25 de mayo del '73, asumió la presidencia Héctor Cámpora y esa noche una multitud marchó a la cárcel de Villa Devoto para hacer realidad una de las promesas del candidato peronista: la liberación de los presos políticos. Junto a otros combatientes de las organizaciones armadas Koncurat fue liberado esa noche en el llamado "Devotazo" por orden del gobierno nacional.

Años de violencia.

Koncurat continuó militando en la FAR bajo el nombre de guerra de "Sebastián" y pasó a integrar los cuadros dirigentes de Montoneros en la Capital Federal cuando ambas organizaciones se fusionaron en octubre del '73 luego de la victoria de Juan Domingo Perón en las elecciones presidenciales. El piquense hacía entonces tareas de "resistencia y copamiento", según afirmó a los autores un militante que estuvo en el peronismo revolucionario y tuvo estrecha relación con Koncurat en los '70.

Para entonces la violencia política ya había ganado las calles y el grupo paramilitar de derecha de la Triple A mataba a dirigentes y militantes de base de la izquierda, peronistas o no.

Koncurat pasó luego a desempeñar un alto cargo dentro de Montoneros en la columna de Rosario y Santa Fe, donde nació su segundo hijo Nicolás, para después, una vez que esa organización pasó a la clandestinidad, volver a Capital Federal.

Koncurat participó de la primera operación que hizo Montoneros contra un cuartel del Ejército el 5 de octubre de 1975. Fue el ataque al Regimiento 29 de Infantería de Formosa. Allí un centenar de combatientes intentó tomar el cuartel y en el enfrentamiento murieron diez militares y 16 guerrilleros, según fuentes oficiales. Los integrantes de Montoneros sobrevivientes alcanzaron a escapar en dos aviones, uno de Aerolíneas Argentinas, secuestrados en el aeropuerto local. El ataque fue utilizado por las Fuerzas Armadas para justificar su incorporación a la lucha antisubversiva en el país.

La desaparición.

El 24 de marzo del '76 las Fuerzas Armadas derrocaron a la presidenta Isabel Perón y empezaron las desapariciones en masa por parte de los grupos de tareas en el marco del plan de exterminio llevado adelante por la dictadura militar.

Para entonces, Mario Lorenzo y su mujer, con la militarización de los cuadros montoneros, estaban dedicados a tareas operativas y vivían en el barrio de Caballito. El 3 de diciembre de 1976, día del cumpleaños del menor de sus hijos, la pareja dejó a Sebastián y Nicolás en una guardería. Según fuentes familiares que pudieron reconstruir luego la historia de ese día, Mario y Claudia iban a ir al cine, pero ella tenía que pasar primero por una "cita" de la organización.

Parecía un encuentro "cantado" pero Mario la acompañó. Cuando pasaban por el lugar indicado, un grupo de tareas que la estaba esperando los emboscó y se produjo un tiroteo. Mario recibió un disparo en la espalda y fue trasladado con rumbo desconocido en una ambulancia. Ella fue secuestrada y desde entonces está desaparecida.

Dos ex detenidos desaparecidos durante el denominado Proceso relatarían años después a sus familiares que vieron a Koncurat ingresar gravemente herido al centro clandestino de detención de la ESMA. Habría llegado vivo y sus secuestradores intentaron desesperadamente de reanimarlo. Sus dos hijos, Sebastián de cuatro años, y Nicolás, de dos, fueron recuperados poco después por sus abuelos.

(Publicado en el diario La Arena)

No hay comentarios:

Publicar un comentario